lunes, 19 de octubre de 2009

El océano puede reducir el 25% de las emisiones mundiales de CO2, según la ONU


Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas con la participación del CSIC, la recuperación de los grandes sumideros oceánicos puede evitar las consecuencias más peligrosas del cambio climático.

Este texto guia a los gobiernos nacionales hacia la creación de fondos de inversión y la toma de medidas para mantener y recuperar los “sumideros de carbono azul”. A menos de dos meses de la próxima Cumbre del Clima de Copenhague, el documento señala que los ecosistemas marinos capturan y almacenan una cantidad de CO2 equivalente a la mitad de las emisiones que el sector del transporte genera cada año en todo el mundo.

Carlos Duarte, investigador del CSIC y uno de los líderes de la iniciativa, se ha pronunciado a favor de la conservación de estos sumideros. “La pérdida global de los sumideros de carbono azul, como la de los manglares y las praderas marinas, ha derivado en la destrucción de los ecosistemas”, ha señalado el científico. Además, explica,“el 58% de las praderas submarinas se encuentra en declive”.


La ONU destaca en el informe que el almacenamiento de dióxido de carbono en los océanos puede perdurar durante milenios, frente al almacenamiento de carbono en la tierra, donde el CO2 sólo puede permanecer "retenido" durante décadas o siglos.

Además de estos beneficios relacionados con la lucha contra el cambio climático, estos ecosistemas marinos nutren a cerca de 3.000 millones de personas en todo el mundo. Y proporcionan el 50% de las proteínas animales que consumimos.

Cada día, se depositan en el océano 25 millones de toneladas de carbono. Por ello, los océanos son más ácidos que hace unos años, lo que supone una amenaza para los organismos con estructuras calcáreas.